Atras
Inicio
La Pedagogía Waldorf
Breve historia
La Escuela
La Formación
Inserción social
Escuela Dandelión
Objetivos
Asociación Civil Parsival
La Pedagogía Waldorf

La pedagogía Waldor f fue creada por el filósofo Rudolf Steiner. Se caracteriza por el respeto a la esencia del ser humano en crecimiento y es de esa esencia de donde surgen naturalmente los criterios para la educación.

Por eso no se trata de imponer exigencias ni programas, sino de basarse en el conocimiento íntimo de la naturaleza humana respetando sus aspectos físico, anímico y espiritual.

La pregunta no es: ¿Qué necesita saber o conocer el ser humano para cumplir con el orden social existente?, sino: ¿Qué potencial hay en él que se puede desarrollar para que las nuevas generaciones aporten y dignifiquen a la sociedad?

La efectividad pedagógica se apoya sobre todo en la capacidad del maestro, por lo que para educar es necesario un trabajo profundo y permanente en autoeducación.

La tarea del maestro es lograr el aprendizaje por amor y entusiasmo. Debe apelar a la individualidad de cada alumno y a su “despertar” desde adentro, evitando adoctrinarlo intelectualmente desde afuera.

La meta de la educación es la libertad interior del individuo, no se impone ninguna ideología, ni política, ni económica, ni religiosa, ni filosófica. El objetivo es despertar capacidades, no transmitir convicciones.

Cada colegio Waldorf constituye una entidad autónoma autogestionada. Lo que los une es la aplicación de la misma pedagogía. En todos los casos la dirección es colegiada y los padres participan activamente en la vida institucional.

Breve historia

La primera escuela con estas características fue fundada por el propio Steiner en 1919. Ante una propuesta del director de la fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria, en Stuttgart, Alemania, se ocupó de la educación de los hijos de los empleados de la empresa. Para ello Steiner convocó a un grupo de maestros a quienes instruyó y luego dirigió durante los primeros 5 años.

Hoy es aplicada en más de 1500 instituciones alrededor del mundo. En Argentina, la primera escuela de pedagogía Waldorf fue el Colegio Rudolf Steiner, fundado en 1940 en la localidad de Florida Provincia de Buenos Aires.

Actualmente hay en el país más de doce establecimientos que se rigen por este método de enseñanza. Y muchos más si contamos los emprendimientos de nivel preescolar.


La Escuela

Todo lo que se enseña a los niños en la escuela Waldorf está fundamentado en el profundo conocimiento y respeto del ser humano, y por lo tanto todo tiene un porqué, un momento adecuado y una forma especial para transmitirse. Tienen igual importancia dentro de esta pedagogía, el desarrollo del intelecto, del sentido artístico y estético y de las habilidades manuales.

Esta metodología de enseñanza trabaja por períodos de siete años. En el primero, que abarca desde el nacimiento hasta los siete años, se aprende por imitación. De los 7 a los 14 años, el niño realiza su aprendizaje mediante su imaginación, que despierta y activa los sentimientos. La adolescencia es el período de maduración de la personalidad y la etapa en la que se termina de desarrollar la actividad intelectual.

Con los niños del primer septenio se practican cotidianamente actividades artísticas y trabajos manuales con un sentido práctico y bello. En la repetición de juegos, pequeños oficios y manualidades, se hace posible la fortificación de la voluntad del niño: se desarrollan habilidades dormidas que acercan al niño al conocimiento directo del mundo y sus contenidos.

Se ofrece y trabaja con un material didáctico “orgánico”, concebido para desarrollar la imaginación y la cr eatividad. Se hace énfasis en la adquisic ión y refuerzo del lenguaje materno para que se conforme y fortalezca el habla y el pensamiento.

En el segundo septenio, la partida hacia la Educación Básica es todo un acontecimiento interno y externo y como tal se le da la importancia necesaria.

En esta etapa ya es posible utilizar el poder de comprensión del niño para el aprendizaje de materias más abstractas que incluyen lectura, escritura y aritmética. Sin embargo algo muy importante que diferencia este método de los otros es que se enseña desde el ser y desde el hacer. Cuando los niños relacionan lo que aprenden con su propia experiencia, están interesados y llenos de vitalidad, y lo que aprenden se convierte en algo propio. Escuchando y repitiendo las cosas se olvidan. Para el niño no se trata solamente de adquirir conocimientos sino que le es igualmente necesario experimentar vitalmente el conocimiento en el corazón y en la mente de los adultos cuya autoridad desea y necesita reconocer.

La escuela Waldorf responde a esta necesidad con la figura del "Maestro de la clase principal", el modelo de imagen y autoridad central, aunque en modo alguno el único maestro de clase durante esta etapa. El niño es acompañado durante siete años, a través de toda la escuela primaria, por el mismo maestro o maestra que le garantiza un respaldo y seguridad al compenetrarse con su temperamento y variaciones de carácter. Sólo así tiene la oportunidad de crear un vínculo real con cada uno y de convertirse en la autoridad amada que los niños necesitan en esta etapa de su desarrollo. A través del conocimiento profundo de cada niño, el maestro puede percibir lo que necesita pedagógicamente en cada momento y permite que se tomen en cuenta las capacidades de cada uno. Corresponde a éste maestro tutor, la tarea de guiar a este grupo de niños durante estos años tan importantes, así como de cubrir gran parte del programa de estudios.

Durante la clase principal se desarrolla un mismo tema en un periodo de tiempo de alrededor de 2 horas siguiendo el mismo tema durante varias semanas, llamándose este tiempo una época. El tema de determinada materia se cubre parcialmente en una época para, dejándolo dormir un tiempo, terminarlo en una época posterior. Este recuerdo de experiencias le permite al niño incorporarlas anímicamente en una relación íntima con cada uno de los temas, además que ejercita poderosamente la memoria, considerada ésta no como un almacenamiento de experiencias e imágenes interiores.

Durante estos años, se imparten todos los conocimientos básicos sobre el lenguaje, las matemáticas y geometría, las ciencias sociales y naturales y asimismo se llevan acabo todas las actividades que cultivan la imaginación (recitado de poesía, dibujo, pintura, teatro, música). El maestro, tanto en las actividades prácticas como en las culturales, trabaja con los alumnos como un "artista". No se trata de que al alumno se le enseñe "arte", sino que se le deben enseñar todas las materias de una manera artística e imaginativa. Esto es válido de diversas formas, para las matemáticas, la gramática, la carpintería, las manualidades, los deportes, la música y los idiomas, materias todas ellas incluidas en el plan de estudios.

Coherente con este enfoque, todo en una escuela Waldorf se considera con dos criterios en mente: debe ser a la vez que funcional o útil, también bello.

La Formación

Justamente por plantearse entre sus objetivos el desarrollo de la libertad individual muchas personas tienden a albergar dudas y a pensar que estas escuelas son poco exigentes y poco estructuradas, sobre todo pensando en la inserción a futuro en otros ambientes académicos.

Sin embargo la experiencia recogida en más de setenta años en Argentina y muchos más a nivel internacional apunta a que los egresados de los distintos niveles de escuelas Waldorf se adaptan con naturalidad a otros sistemas educativos tanto en el polimodal como en la universidad.

Si nos referimos a la formación del individuo no hay duda de que la pedagogía Waldorf prepara personas con fundamentos sólidos, internamente libres y creativas y con confianza en sí mismas, atributos indispensables para lograr el desarrollo personal en el mundo actual.

En el programa educativo interactúan armónicamente las actividades intelectuales, artísticas, sociales y prácticas, para así llegar a un desarrollo íntegro de todo el ser humano: de su pensar creativo, su sentir y sus fuerzas volitivas

Con respecto a la validez institucional de los niveles educativos, esto depende del estado de avance de cada institución en su lugar espec ífico de radicación.

En Argentina hay más de diez establecimientos reconocidos oficialmente, algunos de ellos con nivel secundario. En la provincia de Córdoba, la escuela de El Trigal en Villa Las Rosas de Traslasierra.

Inserción social

Teniendo en cuenta su concepción del hombre, la pedagogía Waldorf se propone como un instrumento para favorecer el desarrollo íntegro del individuo.

La función de la educación es favorecer y permitir el desarrollo y libre despliegue de las cualidades anímicas de pensar, sentir y querer en el individuo.

Independientemente de las inquietudes que inicialmente movilizan a una familia a aproximarse a la escuela Waldorf, con el tiempo se descubre otra dimensión de la educación, de la responsabilidad de padres y maestros que ésta implica y del crecimiento personal, familiar y social que puede significar el involucramiento de todos en la educación de nuestros niños. Para la familia, se trata de experimentar profundamente la escuela, en la que pueda desplegar un sentim iento cálido de fraternidad y donde el niño, el muchacho y el adolescente, puedan recuperar los roles propios de su edad, género y época, preparándose para gestar una comunidad plena, entusiasta, con interés genuino por el otro, conciencia de sí mismo y del mundo que le rodea.

“El mayor reto al que nos enfrentamos es el de vivir juntos. La educación del Siglo XXI tiene que poner mucho más énfasis en esta unión de la comunidad y de las instituciones educativas. Tenemos que enfatizar nuevamente la dimensión humana de la educación. Tenemos que ayudar a nuestros hijos desde la fase más temprana posible a formar parte de una comunidad más grande, la comunidad de los niños, la comunidad escolar y la sociedad como una totalidad.” Entrevista con el Sr. Colin N. Power, Vicesecretario General de la UNESCO, en la cual invitó a las escuelas Waldorf a participar en el proyecto de las escuelas asociadas a la UNESCO.

Escuela Dandelión

La escuela DANDELION es el primer emprendimiento de este tipo que se desarrolla en inmediaciones de la ciudad de Córdoba.

En el año 2002, un grupo de padres y maes tros que ya hacía muchos años experimentaban inquietudes de esta índole comenzaron a reunirse sistemáticamente con el objetivo de ofrecer una educación más “a escala humana” a nuestros niños y de traer esta pedagogía a la ciudad.

Aun cuando ya había emprendimientos de estas características en la provincia, en Villa Las Rosas, Villa General Belgrano, La Cumbre y Villa Carlos Paz, todavía no existía ninguno en las inmediaciones de la ciudad de Córdoba.

En el año 2003 comenzamos con el Jardín para la Infancia Puente de Estrellas en Antonio Nores 5423 en Granja de Funes.

Este año el grupo de Maestros y Padres de DANDELION ha logrado plasmar el ideal de la escuela primaria en esta hermosa ciudad de Saldan.

Como dijimos antes, los que participamos de este emprendimiento estamos convencidos de que para comprenderlo en toda su extensión es imprescindible vivenciarlo. Pero no sólo se experimenta en la actividad que se desarrolla dentro de la Escuela, sino también en el grupo social que crece naturalmente alrededor de estas actividades y, fundamentalmente, en el seno de la familia que se moviliza y se contagia con la pasión del descubrimiento y la alegría que todos los días desbordan nuestros niños.

Objetivos

1) El desarrollo gradual de la individualidad del niño desde una visión holística, respetando sus reales necesidades y tiempos, a través del desarrollo armónico en lo corporal, anímico y espiritual.

2) Fomentar la manifestación equilibrada del sentir, el hacer y el saber en el niño contribuyendo con esto a la formación de un organismo social libre, fraterno y justo.

3) Facilitar el devenir de niños y jóvenes en adultos libres de pensamiento, fuertes de voluntad y socialmente responsables.

4) Promover la autoeducacion como pr oceso permanente en los adultos que forman parte de la comunidad educativa, como camino de la rehumanización de los valores.

5) Funcionar como organismo dinámico promoviendo la participación activa y responsable de todos sus miembros.

6) Contribuir y participar de la vida cultural de la comunidad.

Asociación Civil Parsival

El día veinticinco de mayo del año 2007 se realizó la asamblea constitutiva de la Asociación Civil Parsival, entidad sin fines de lucro que tiene por objetivo primordial la realización del bien común, a través del desarrollo social, sobre la base del desarrollo individual de cada ser humano, del impulso de las capacidades inherentes al individuo para asumir su autodeterminación y su responsabilidad social. Actualmente está en proceso de inscripción ante la Dirección de Inscripción de Personas Jurídicas.

El nombre "Parsival" es el de un caballero de la Saga del Grial, el cual realiza proezas superiores a su aparente capacidad merced a su valor e inocencia y a su disposición para aprender de sus errores y enmendarlos

Esta asociación está destinada a dar una estructura legal y de soporte económico a la Escuela Dandelión y a otras iniciativas que surjan en el futuro en el marco de su objeto social.

Por el momento la asociación tiene el mismo domicilio de la escuela Dandelión.